Joaquín López Mujica  

jlopezmujica@gmail.com

Para PUENTE/ CULTURAL

La noción de compromiso en el arte contemporáneo

Entrada la modernidad occidental, la noción de compromiso en el arte, estuvo emparentada a la imbricación, unión plena, y hasta embriaguez que producía el artista y su legado expresado en el entramado de la obra –visual, literaria, sonora o teatral- que presentaba a los ojos del público. Aquellas afecciones del alma como las definiría Platón en boca de Sócrates –a la altura del Libro III y X de La República- serían transformadas, muy a pesar de la eclosión romántica, con el rugir de los acontecimientos históricos del los siglos XIX y XX, en consecuencia trasladado y reducido su significado  a una dimensión ético-política, cabe decir en una subjetividad considerada como acción bella al servicio de la liberación los oprimidos y demás nobles urgencias sociales.

Ilze Petroni (Investigadora en Artes Visuales. Doctorante. Buenos Aires) y Jorge Sepúlveda (Curador y Crítico de Arte. Santiago de Chile), participaron en el  Encuentro Internacional de Investigación en las Artes (Sala Margot Benacerraf, UNEARTE, Caracas 29 al 31 de Marzo 2011. Museo de Arte Contemporáneo Mario Abreu, Maracay, 30 de Marzo al 1 de abril 2011)  junto a 21 ponentes de 8 países. Enfocaron Petroni y Sepúlveda la noción de compromiso a la luz de la práctica artística contemporánea, desde el modelo curatorial denominado Curaduría Forense, en una brillante decodificación o análisis  de las lecturas direccionales y reduccionistas que desde el status quo hegemónico etiquetaron el arte desde su función mimética o fotográfica de la naturaleza; la creación artística moderna reducida a su valor en si mismo hasta intentar una evocación de la noción epistemológica del filosofo vienés de la ciencia Ludwing Wittgenstein, aplicada al modelo de Marcel Duchamp.

¿Cómo desprender la noción de arte contemporáneo de la influencia del mecenazgo, de las formas de discursos pre-establecidos y la función de la autoridad? Aquí fue esbozado el arte contemporáneo como: creación de sentidos; la actividad intersubjetiva siguiendo a Habermas; la función crítica de las culturas examinada más allá del sujeto.

La finalidad del evento (coordinado por la Dra. Carmen Hernández, curadora e investigadora en arte contemporáneo) se logró, se abrieron espacios problemáticos para la comprensión de la praxis del arte, que se lleva a cabo en esferas de lo emergente, alternativo, autonómico, subversivo en si mismo al encarnar, un excedente de aprendizaje, la duda y la reflexión. El compromiso, como lo inmanente y subyacente en las prácticas artísticas generadoras de formas discursivas, fenómenos y modelos mas allá al de la producción de objetos para la alienación del sujeto y si una arte-política, una arte-poética, de la vida contemporánea, de cara a enfrentar los procesos de enajenación de la sensibilidad. Lejos de su distancia bautismal, se refugia en lo social no como último asidero, como su lugar de donde puede construir y legitimar su propio universo del discurso e incluso demarcarlo.